Saltar al contenido

¿Tiene sentido hablar de gripe masculina?

enero 12, 2019


Durante los últimos días, el anuncio de un medicamento en las televisiones españolas ha revolucionado a los espectadores, dividiéndolos entre los que se lo han tomado con humor y los que se han visto realmente ofendidos por él. Se trata de Ilvico, un fármaco dirigido a tratar los síntomas de la gripe masculina. Al menos, eso es lo que dice el anuncio.

En dicho spot, se puede ver a un hombre hecho polvo por los síntomas del virus y volviendo loca con sus quejas a su pareja, que finalmente encuentra el alivio tras administrarle el fármaco. Aunque el vídeo está grabado en clave de humor ha despertado muchas preguntas entre las personas que lo han visto: ¿realmente afecta la gripe de distinto modo a hombres y mujeres? ¿Son los hombres más quejicas por naturaleza? ¿Para qué sirve realmente Ilvico? Para empezar a contestar todas estas preguntas, lo mejor es empezar por la última de ellas.

http://hipertextual.com/
Ilvico

Gripe solo hay una, pero con matices

Basta con buscar Ilvico en el Vademecum para comprobar que se trata de un fármaco dirigido al alivio sintomático en procesos gripales y catarrales que cursan con fiebre, dolores leves o moderados y secreción nasal. En ningún momento se dice que sea específico para hombres, como cabe esperar después de ver lo paródico del anuncio.

Ahora bien, ¿está justificado hablar de la gripe masculina? La respuesta tajante es que no. Después vienen los matices. El virus de la gripe es solo uno. Bueno, en realidad existen varias cepas, que van mutando cada temporada, pero todas afectan a ambos sexos por igual, por lo que no se puede decir que haya un Influenza-así se llama el virus-que prefiera infectar al sexo masculino.

El concepto utilizado en el anuncio es una traducción del término inglés “man flu”, muy común en los países anglosajones. Tanto, que incluso tiene su propia página de Wikipedia. Con ello, según se explica en la web, se hace referencia al hecho de que los hombres, al sufrir un simple resfriado, exageran los síntomas hasta el punto de equipararlos a los de una gripe. Es un concepto bastante sexista; que, al contrario de lo habitual en estos casos, carga contra el sexo masculino. Sin embargo, hay quién apunta a que puede haber algo de verdad detrás, con motivo de las diferencias existentes en el sistema inmunológico de ambos sexos.

Cosa de hormonas y cromosomas

En junio de 2016, se publicaba en Nature un artículo sobre los últimos avances llevados a cabo por científicos en el estudio de las diferencias inmunológicas entre hombres y mujeres.

La sospecha de que estas diferencias existieron comenzó en los años 90, cuando la Organización Mundial de la Salud tuvo que retirar un lote de vacuna contra el sarampión administrada en Senegal y Haití, al comprobar que un gran número de niñas morían después de someterse a ella. Más tarde, ya en el siglo XXI, se comprobó durante una campaña de vacunación contra la tuberculosis en Gambia que en las niñas se suprimía la producción de una proteína antiinflamatoria, generando una mejor inmunidad. Sin embargo, en los niños no se generaba esta respuesta.
Si hay algo que diferencia claramente a ambos sexos a nivel bioquímico son los niveles de hormonas sexuales, por lo que han sido el primer candidato a estudiar para investigadores de todo el mundo. La inmensa mayoría de ellos llegan a la misma conclusión: los estrógenos activan células involucradas en las respuestas antivirales, mientras que la testosterona suprime la inflamación.

Pero otros científicos han decidido ir más allá y centrarse en otro punto que también diferencia a hombres y mujeres: los cromosomas sexuales. Por lo general, las mujeres tienen dos cromosomas X, mientras que los hombres tienen un X y un Y. Enfocando su atención en este punto, en 2012 un equipo de investigadores del centro médico de la Universidad de Utretch descubrió el papel que podría tener en este caso un gen presente en el cromosoma X. Se trata del gen que codifica una proteína llamada TLR7, que se encarga de detectar los virus y activar la respuesta del sistema inmunológico. Por lo general, al tener las mujeres los genes del cromosoma X duplicados, la mitad de ellos se silencian. Sin embargo, estos investigadores creen que en este caso el organismo evade este proceso, aportando una mayor protección.

Todos estos estudios, y muchos otros, fueron analizados en 2017 por el doctor Kyle Sue, profesor de Medicina de Familia en la Memorial University de Newfoundland (Canadá), en un estudio publicado en la selección navideña de The British Medical Journal. Cada año, durante el mes de diciembre, la revista publica algunas investigaciones curiosas, por un motivo u otro. En este caso, Sue estaba harto de que se les ridiculizara, tanto a él como al resto de hombres, por exagerar los síntomas del resfriado y puso todo su empeño en justificar su comportamiento. Para ello, analizó varios estudios publicados en años anteriores, en los que se encontraban diferencias claras en la forma en la que ambos sexos “combaten” la enfermedad. Para empezar, cita de nuevo los casos de Nature en los que se hace referencia a la diferente respuesta a vacunas de las niñas, en comparación con los niños. Él también apunta a la posibilidad de que se trate de una cuestión hormonal. Por eso, cita un estudio realizado entre 2012 y 2013, en el que se comprobaba que las ratonas embarazadas resistían mejor al virus de la gripe, por tener más cantidad de estradiol.

En otro estudio se hace referencia a una respuesta diferente a la vacuna contra la gripe y se apunta como culpable a la testosterona. De hecho, se comprueba que el número de anticuerpos generados después de la exposición al virus en mujeres premenopáusicas es mucho mayor que el de los hombres, mientras que los niveles se igualan si estas ya han superado la menopausia.

Finalmente, el dolido doctor tira también de estadística, citando varios estudios en los que se establece que los ingresos hospitalarios y las muertes por complicaciones en el virus de la gripe son mayores en hombres que en mujeres. Sin embargo, reconoce que en la mayoría de estos trabajos no se tienen en cuenta otros factores que podrían influir más allá del sexo, como el tabaquismo, el consumo de alcohol o la rapidez a la hora de buscar ayuda.

¿Diferencias en el umbral del dolor? Sí, pero no las que pensábamos

Es bastante frecuente pensar que el umbral del dolor de las mujeres es mayor que el de los hombres, por aquello de haberse preparado evolutivamente para sufrir los dolores del parto. Sin embargo, la mayoría de estudios apuntan a lo contrario. Por ejemplo, un estudio publicado en 2009 en Journal Pain inicia una discusión sobre las causas por las que las mujeres tienen un mayor riesgo de padecer patologías asociadas al dolor y un postoperatorio más doloroso que el de los hombres. Más tarde, en 2012, se publicaba en la Revista Colombiana de Anestesiología un trabajo en el que se concluía que las mujeres presentan un dolor mayor con más frecuencia, aunque responden mejor a los opioides.

Entonces, ¿está justificado hablar de gripe masculina o no?

Parece ser que las mujeres tienen un sistema inmunológico más robusto, pero menos tolerancia al dolor. Hay hombres muy quejicas, pero también mujeres. El caso es que todos podemos enfermar y, por eso, cualquiera que esté dentro de los grupos de riesgo de la enfermedad debe vacunarse con la llegada del frío. No importa el sexo, pues al virus de la gripe le da igual si somos hombres o mujeres. Ojalá a todos en esta vida les importase el género lo mismo que al virus de la gripe.

Gracias por leer Noticias de Ciencia en El Cibernauta



Fuente