El famoso “Soap Opera Effect” o “efecto telenovela” sucede en muchos televisores cuando se ve una película. Es una sensación de que las escenas se reproducen más rápido de lo normal, o que la grabación es de baja calidad. Antes de hablar de la desconformidad de Tom Cruise y Chris McQuarrie, primero es necesario explicar el efecto mencionado.

Cuando los primeros televisores LCD llegaron al mercado no eran capaces de mostrar imágenes en movimiento sin que se vieran borrosas. Para resolverlo, los fabricantes trabajaron en una solución que hasta le fecha sigue vigente en las TVs de última generación: aumentar la tasa de refresco para mostrar más imágenes por segundo.

Lo anterior generó otra necesidad. Las grabaciones de cualquier vídeo ya tienen un número establecido de imágenes por segundo, pero el televisor las va a reproducir en menos tiempo. ¿Cómo cubres el periodo que quedó vacío? Así surgió el método de interpolación, que consiste en generar nuevas imágenes a partir de la combinación de fotogramas originales. El siguiente ejemplo lo explica muy bien, de 3 imágenes a 5 gracias al software:

Aunque fue una buena solución, no todos los contenidos “se ven bien” con la interpolación de imágenes. Este sistema viene activado de forma predeterminada en una gran cantidad de TVs, y es algo que no gusta nada a la industria del cine. Las películas se han grabado durante mucho tiempo a 24 imágenes por segundo, porque esa es la experiencia que los cineastas consideran adecuada y a la que hemos estado acostumbrados durante tantos años.

El efecto telenovela ocurre cuando una película multiplica sus imágenes por el proceso de interpolación. No todos los ojos logran percibirlo, pero resulta molesto para aquellos que sí lo ven. En varias ocasiones Hollywood se ha pronunciado en contra del Soap Opera Effect. Ahora fue el actor Tom Cruise y el cineasta Chris McQuarrie quienes iniciaron una campaña en Twitter.

El vídeo tiene dos objetivos. Primeramente, informar al público sobre la mejor forma de disfrutar Misión Imposible: Fallout —y cualquier filme— en la TV, que por supuesto consiste en desactivar el sistema explicado anteriormente. Por otro lado, quieren generar que los fabricantes no activen este software desde un principio. Animan a mencionar públicamente a las compañías para hacerles llegar la petición.

¿Lograrán ceder a las presiones? Es muy complicado. Esta situación ha sido tratada en varias ocasiones y a las tecnológicas no parece importarles demasiado. Lo que puedes hacer es desactivar la interpolación en tu televisor. La característica se llama de forma distinta dependiendo la marca: Samsung Motion Rate, Sony MotionFlow y LG TrueMotion son algunas de las funciones. Juega con los ajustes y decide de acuerdo a tus gustos.

Gracias por leer Noticias de OCIO en El Cibernauta