Lo que parecía un idilio entre la capital de España y las empresas privadas de patinetes eléctricos se ha tornado en conflicto, coincidiendo además con la entrada en vigor de Madrid Central. Y es que tal como cuentan en El Diario.es, el ayuntamiento de Madrid ha dado 72 horas a las empresas que operan patinetes eléctricos en el centro de la ciudad para que los retiren, o lo hará el ayuntamiento y terminarán en el deposito.

¿La razón? El consistorio ha denegado a las tres empresas que operan con este tipo de vehículos la autorización para operar. VOI, Wind y Lime no podrán operar de momento en la ciudad, y por tanto tiene un plazo de tres días para sacar todos los patinetes de sus calles. Según El Diario, la retirada de autorización para operar en el centro de Madrid tiene que ver con que las empresas de patinetes no están obligando a los usuarios a cumplir la normativa de circulación y la Ordenanza de Movilidad Sostenible. Además, la empresa Lime ni siquiera habría entregado la documentación en plazo, lo que supondría otro motivo más de expulsión.

“El ayuntamiento exige que se excluyan aquellas zonas donde, conforme a la Ordenanza de Movilidad Sostenible, no sería posible la utilización del patinete eléctrico, como calles y espacios peatonales o grandes glorietas donde confluyen vías de múltiples carriles y con velocidad de 50 km/hora máximo. Ninguna de las tres empresas había fijado en su app las zonas donde sus clientes pueden empezar y acabar los viajes”. – Fuentes del ayuntamiento en declaraciones a El Diario.es

De momento se desconoce cuál será el futuro de este tipo de empresas en el centro de Madrid, pero parece que lo que hace falta es una regulación específica que deje claro los límites, tanto de circulación como de colocación en la vía pública. Hipertextual ha contactado con las empresas de patinetes, pero de momento no hemos recibido respuesta.

Más artículos de Movilidad